“Es interesante que Cambrils elimine barreras arquitectónicas y que intente mejorar la vida de los ciudadanos

No obstante, aunque no lo diga este artículo, hemos sabido que la obra en cuestión costará inicialmente 1,6 millones de euros

Inicialmente, porque ya se sabe, el presupuesto casi nunca se cumple a la baja, es curioso pero siempre es al alza.

Lo dejo ahí

No puedo dejar de comentar que ese puente lleva en ese mismo sitio más de 40 ó 50 años y que las prioridades de Cambrils, dudo mucho que sean la que se describe en este artículo

Nada, que no hay quien entienda a los que mandan, no quieren rebajarnos los impuestos y se gastarán lo que sea para esa obra

Habrá en ello un cálculo electoral?”

La previsión es que las obras empiecen en las próximas semanas, para ultimar así el encaje urbano de esta vía

Aspecto actual del puente de la antigua N-340 a su paso por el núcleo urbano cambrilense. Foto: Alba Mariné

La completa integración de la antigua carretera N-340 en el núcleo urbano es uno de los grandes proyectos que Cambrils tiene entre manos. Y el derribo del puente, un paso importante para poder romper al fin con esta barrera arquitectónica que divide el municipio por la mitad. Los trámites ya están muy avanzados y la previsión es que esta actuación se pueda llevar a cabo en breve, probablemente antes de que acabe este año, tal y como fijaban las previsiones iniciales.

Según señala el concejal de Serveis, Espai Públic i Medi Ambient, Antonio Laguna, «ahora se está tramitando la autorización de la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) para tirar adelante la nueva rotonda». Se trata de un tema técnico y obligatorio, ligado a aspectos de inundabilidad de la riera, que probablemente llegará a lo largo de las próximas semanas.

Cuando el consistorio disponga ya del documento acreditativo del ACA, que garantizará que puede llevarse a cabo la construcción, se iniciará la demolición del puente, una intervención que sí que cuenta con todos los permisos, apunta Laguna. El gobierno local, sin embargo, prefiere actuar con prudencia y no quiere empezar a derribar el puente hasta que no esté atado el nuevo proyecto, con la correspondiente construcción de la rotonda. De momento, parece que todo va por buen camino, y los inputs que ha recibido el Ayuntamiento son positivos. En breve esperan tener ya luz verde para impulsar esta actuación urbanística.

Tres fases consecutivas

Las obras para ultimar el encaje de la antigua carretera N-340 con el núcleo urbano cambrilense ya están previstas en su totalidad, y presupuestadas en tres fases distintas. La primera contempla el derribo del puente y está prevista para este mismo año; la segunda corresponde al desarrollo del nuevo proyecto, con la nueva rotonda; y la tercera se centra en la parte del enjardinamiento, el alumbrado y los acabados. Las dos últimas se materializarían, según el planteamiento del proyecto, durante el año 2016. La idea, recuerda Laguna, es que las tres fases se lleven a cabo de forma consecutiva.

La antigua carretera N-340 a su paso por Cambrils es de titularidad municipal desde el año 2010, cuando el Ministerio de Fomento la cedió al Ayuntamiento