Aunque es una noticia bastante antigua, debemos aplaudir la puesta en marcha, mejor dicho, la futura puesta en marcha, de estos elementos disuasorios y de control

Todas las acciones destinadas a mejorar la vida de las personas, siempre las recibimos con agrado, pero, por favor, que no se demoren demasiado

El proyecto ha salido a licitación por 82.644 euros y las empresas tienen tiempo hasta a principios de septiembre para presentar ofertas

Mapa con la ubicación de las seis cámaras, que estarán en los accesos principales de Cambrils y tres de ellas se instalarán en Vilafortuny.

Cambrils contará, en pocos meses, con un sistema de seis cámaras lectoras de matrículas que estarán instaladas en los accesos del municipio y que tendrán como objetivo mejorar la seguridad y la gestión de la fluidez del tráfico. La medida, anunciada hace años, encara ahora la recta final, después de que ayer mismo saliera a licitación el proyecto para colocar este sistema de videovigilànica por un precio de 82.644,63 euros. El siguiente paso será la adjudicación del concurso público en la empresa ganadora, que tienen tiempos para presentar sus ofertas hasta el 6 de septiembre. Finalmente, hacia finales de año, se procedería a la última etapa del proceso: la colocación de los dispositivos y la puesta en marcha.

 


Según se desprende del proyecto, en total se instalarán seis cámaras –tres de las cuales en Vilafortuny- que controlarán los principales accesos a Cambrils. Una de ellas estará ubicada en la calle Rosa Dels Vents, justo a la entrada por la carretera N-340, y ubicada en un punto de seis metros de altura. La segunda cámara estará ubicada en la carretera de Montbrió (T-312), cerca de la calle de Francesc Moragas i Barret, mientras que habrá una tercera en la rotonda de la carretera Misericòrdia de Reus, que une la N-340 con la A-7. En este caso, el dispositivo se instalará en un punto de alumbrado público. El cuarto sistema de videovigilancia se ubicará en la entrada de la avenida Vilafortuny, a la altura del camino del Mas d’en Bosch. A la misma urbanización, habrá otra cámara en la avenida Castell de Vilafortuny, en la rotonda que enlaza con la calle del castillo de Almansa. El sexto dispositivo se colocará en la avenida Diputación, al límite con Salou, a la zona del Hotel Cesar Augustus y en un punto de alumbrado público.

El sistema de control de todos estos dispositivos estará ubicado en la Sala de Control de la Policía Local y estará operativo las 24 horas del día y los 365 días del año.

Alerta de vehículos sospechosos 
Las cámaras tendrán sistemas inteligentes de lectura y reconocimiento automático de matrículas. En este sentido, alertarán, de forma proactiva, de las detecciones de vehículos en posibles listas, previamente identificadas por los cuerpos de seguridad. Así, el sistema dispondrá de una base de datos con diferentes listas negras. Cuando se detecte una matrícula identificada, se alertará de forma acústica y visual a la Sala de Control de la Policía Local de Cambrils. Además, se prevé que se puedan crear avisos vía correo electrónico en tiempo real ante el paso de una matrícula de interés policial introducida en el sistema. Posteriormente, y si es necesario para alguna investigación, también se podrán realizar búsquedas sobre las matrículas registradas, ya sea por franjas horarias, cámaras, zonas, número de matrícula o parte de ella.

La puesta en marcha de este sistema es una de las medidas más esperadas por vecinos de Vilafortuny, urbanización que en los últimos meses ha sufrido un alto número de robos y los vecinos se muestran preocupados por la seguridad. Así, consideran que la videovigilancia podría evitar el hurtos y también ocupaciones. Y es que en tan sólo a esta urbanización hay una sesentena de viviendas ocupadas de forma irregular, hecho que incomoda a los vecinos de la zona.

Una medida que se extiende 
En Calafell se instaló, a principios de año, cámaras de vigilancia en la zona que concentra mayor parte de ocio nocturno con el fin de garantizar el orden público. Además, meses atrás, se instalaron lectores de matrícula para controlar el acceso a la zona para peatones. Ahora, el Ayuntamiento también estudia colocar este sistema en todos los accesos, igual que en Cambrils. Y es que es una medida que últimamente se están planteando en varios municipios.

Es también el caso de la Garrotxa, donde ocho municipios se han unido para poner cámaras lectoras de matrículas, con la intención de que los aparatos entren en funcionamiento este mismo año 2018. En este caso, los ocho municipios (Maià de Montcal, les Planes d’Hostoles, les Preses, Sant Feliu de Pallerols, la Vall de Bianya, Sant Jaume de Llierca, Besalú y Sant Joan les Fonts) han optado por comprar e instalar conjuntamente cámaras, con la previsión que la comisaría de los Mossos d’Esquadra de la Garrotxa gestionen y controlen los datos.