Estamos sufriendo una oleada de robos que nos obliga a insistir en este asunto

Toda precaución es poca, y más en una zona como la nuestra que muchas casas están vacías un montón de meses al año

Los amigos de lo ajeno, no descansan, siempre están a la que salta

Nuestras policías, aunque hacen lo que pueden, es nuestra obligación exigirles más, cada vez más y si no llegan, que pidan ayuda, que tienen medios para hacerlo y no es que diga que no lo hagan, lo que me temo es que por exigencias presupuestarias, los que mandan, hacen oidos sordos

Y no será porque no tenemos superávit, nos lo han dicho y hacen gala de ello, pero prefieren invertir “nuestros” dineros en algo que les beneficiará en la próxima campaña electoral

En uno de ellos, los vecinos apedrearon al ladrón, en otra un adolescente hizo ruido y espantó al autor. En otros, llegaron a llevarse dinero y joyas

Imagen de un vehículo de Mossos d’Esquadra

En uno de ellos, los vecinos apedrearon al ladrón, en otra un adolescente hizo ruido y espantó al autor. En otros, llegaron a llevarse dinero y joyas

Aunque sea una película antigua y con diferentes partes, el film Solo en casa, tiene una parte muy real y es la de los ladrones de casas que vigilan con minuciosidad aquellas viviendas que se vacían en fechas señaladas como en Navidad.

Aunque las cifras reales de robos con fuerza o intentos no se conozcan (las denuncias pueden ir a Mossos o bien a las policías locales y no tienen porqué compartirlas, aunque sí investiguen de forma coordinada), lo cierto es que algunos casos salen a la luz y provocan miedo entre el vecindario e indignación cuando los apresados terminan de nuevo en la calle la mayoría de las veces, tras pasar a disposición judicial.

En Cambrils, estas fechas ha habido un mínimo de seis robos. Son los que ha podido confirar el Diari, aunque es posible que haya más y alguno incluso sin denunciar (con lo que no se contabilizará en las cifras de la junta local de seguridad correspondiente).

El primero ocurrió en la avenida La Mussara en la Nochevieja. El ladrón fue ‘pillado’ en la casa y tras poder huir por una ventana algunos vecinos incluso lo apedrearon sin llegar a alcanzarle.

Los otros cuatro robos se perpetraron el mismo día, 30 de diciembre, en diferentes calles de Vilafortuny: Arístides Mallol, Moscou y Germà Vallmitjana. En esta última vivienda y en la calle Moscou, los autores se hicieron con el botín de dinero y joyas y los propietarios se percataron de ello cuando volvieron a sus casas por la noche.

En la calle Arístides Mallol, los ladrones entraron confiados de que estaba vacía. Pero en el garaje había un adolescente. Precisamente éste alertó a los Mossos d’Esquadra, que enviaron una patrulla. El ladrón oyó los ruidos y se marchó antes de que alguien pudiera verlo. El ruido y la llegada de Mossos evitaron que el robo se consumara.

Estos robos han provocado la indignación del vecindario en Vilafortuny y la exigencia de que se patrulle más por la noche en una zona, cada vez más de primera residencia. Mossos y Policía Local afirman que ya se realizan patrullas constantes para disuadir a los posibles ladrones y muchas noches terminan identificando a vehículos y conductores, demostrando de que están encima del problema para intentar solucionarlo.