El Ayuntamiento aprueba definitivamente las ordenanzas fiscales entre críticas de la oposición y quejas de los vecinos

Noticias

Solo podemos decir que este gobierno que nos ha tocado en desgracia, no ha hecho caso de las quejas, ni de la oposición ni de las nuestras

Ni el Regidor de Hacienda ni el Alcalde, respondieron de forma convincente, siempre con la coletilla de que es para tener unos servicios digno y de calidad

Lo que nunca mencionaron es que los 3 cabezas de lista que hoy están dirigiendo Cambrils durante la campaña electoral, afirmaron que no subirían los impuestos

Récord de incumplimiento, solo han tardado dos meses en preparar esta subida

Se me revuelve el corazón para no soltar los improperios que me llegan a la boca (en este caso a los dedos) podrían ser mentirosos, incumplidores, faltos de palabra, inmorales…. y no sé cuántos más, lo dejo a la imaginación de cada uno

Ahora más que nunca, debemos mantenernos vigilantes y controlar todos y cada uno de los pasos de este incomprensible gobierno

Que mienten más que hablan y no se acuerdan de sus promesas

El concejal de Hacienda insiste en la necesidad de subir el IBI y el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica para mantener «la excelencia de servicios» que se merece la ciudadanía

La última sesión plenaria del año del Ayuntamiento de Cambrils fue extraordinaria

El último pleno del año del Ayuntamiento de Cambrils, celebrado ayer por la mañana, aprobó definitivamente las ordenanzas fiscales para 2024. Una sesión extraordinaria que estuvo marcada por los reproches de la oposición al gobierno y por la presencia de una treintena de vecinos, que protestaron por la subida del 9,5% del IBI y del 1% del Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica.

Como expuso el concejal de Hacienda, Aleix Rom, el gobierno había desestimado todas las alegaciones presentadas excepto la del propio gobierno, que hacía referencia a mantener el pago del IBI en dos plazos y no en cuatro. Las alegaciones que se rechazaron fueron las de la Asociación de Vecinos del Molino de la Torre -en representación de algunas asociaciones vecinales-, la de la Asociación Hotelera de la Costa Dorada y las Tierras del Ebro y la de los tres partidos de la oposición, Vox, PP y Nuevo Movimiento Ciudadano.

La oposición acusa al gobierno de no escucharlos ni a ellos ni a los vecinos

A continuación, la portavoz de Vox, Isabel Segarra, inició la ronda de intervención de los partidos de la oposición, que cargaron contra el gobierno por no rebajar el IBI como ha hecho Torredembarra. «Es extremadamente grave la situación que viven las familias con el precio de la compra, no es el momento de incrementar la carga fiscal de las familias, es el momento de estrechar el cinturón (…) Una vez más, se han puesto a hombros de los ciudadanos. No han sido capaces de reunirse con la oposición para encontrar una solución», lamentó la regidora.

En esta línea, el portavoz del PP, David Chatelain, preguntó al gobierno porqué no había dejado la sala de plenos a los vecinos para la reunión que convocaron el pasado 30 de noviembre, y porque ningún miembro asistió al encuentro que se tuvo que hacer en el salón de actos del Casal Municipal de la Gente Mayor. «Escuchar a los vecinos también es atender sus requisitos. No sólo es escuchar lo que les conviene», dijo el popular, que reprochó al gobierno no haber escuchado a las asociaciones vecinales ni a la oposición. «No escuchan a nadie, solo a quien les interesa. Al menos podrían haber tenido la delicadeza de explicar los motivos de esta subida. Eso no son maneras de hacer política», afirmó.

Chatelain expuso que en sus alegaciones proponían subir el IBI en un porcentaje asumible para la ciudadanía y manifestó que, entre 2010 y 2024, este impuesto se habrá incrementado un 33,46%. «Estas ordenanzas son un triste recordatorio de su incapacidad de gestionar. Para nosotros es un no rotundo a este aumento desmesurado de la presión fiscal que no queda justificado», apuntó.

Por su parte, el portavoz del Nuevo Movimiento Ciudadano, Oliver Klein, sugería en las alegaciones que el gobierno aplicara una subida del IBI del 3,2% y hacer una subida progresiva que no afectara tan directamente a los bolsillos de los ciudadanos. El regidor se sumó a las críticas de Vox y del PP de que el gobierno debería haber hablado con los vecinos y explicarles los motivos de estas subidas. «No es el momento de subir los impuestos», exclamó. Hay que decir que las tres intervenciones fueron aplaudidas por los vecinos y vecinas.

Aleix Rom: «Prego a los vecinos que valoren la labor de gobierno por la actuación que haremos a partir de 2024, que es cuando podremos aplicar realmente nuestras políticas»

En el turno de réplica, el concejal Aleix Rom respondió estos reproches de la oposición. Sobre las palabras de Vox, el concejal de ERC remarcó que el gobierno estaba haciendo «un ejercicio de transparencia», poniendo sobre la mesa los números y con el objetivo de garantizar los servicios a la ciudadanía. «Teniendo en cuenta la presión fiscal del Ayuntamiento, saben que estas medidas son necesarias para mantener la excelencia de servicios que nos merecemos», apuntó.

Respecto al discurso del PP, Rom recordó a Chatelain que, cuando él era concejal de Hacienda, propuso en su plan presupuestario a medio plazo una serie de subidas de impuestos que hubieran supuesto una recaudación de 1,2 millones de euros frente a los 1,6 millones que se obtendrán el próximo año a raíz de la subida de impuestos aprobada por el gobierno y que permitirán mejorar servicios y calles. «La subida del IBI que estamos aprobando hoy supone un incremento que el ciudadano notará a sus liquidaciones. Estoy completamente de acuerdo en que es un esfuerzo que estamos pidiendo al ciudadano», afirmó Rom, que reprochaba al antiguo gobierno su política económica porque, cuando ellos entraron en el mes de julio, se encontraron unos presupuestos «desiertos» y con acciones previstas que no se ejecutaron.

«Prego a los vecinos que valoren la labor de gobierno por la actuación que haremos a partir de 2024, que es cuando podremos aplicar realmente nuestras políticas», pedía el concejal. Antes de aprobar definitivamente las ordenanzas, el alcalde, Alfredo Clúa, tuvo unas palabras de agradecimiento hacia Rom, que se ha hecho «un hartazgo de trabajar en su primer año como concejal».

Una vez se aprobó el punto, la treintena de vecinos marcharon enfadados, entre algún grito de «bajaros el sueldo», silbando y tirando al suelo del vestíbulo del Ayuntamiento unos carteles de protesta.

Deja un comentario, solo usuarios registrados

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.