Se demuestra una vez más que gobernar a tres bandas no es nada fácil. Las experiencias negativas las hemos tenido en mandatos anteriores y en esta ocasión no íbamos a vivir una situación diferente.

Otra vez más queda demostrado que lo que pretenden los partidos políticos es mandar, ocupar sillas. La gente, el pueblo, qué les importa? Yo creo que muy poco, perdón, solo les importamos a la hora de votar. Mi sillón es mio, mio y solo mio.

 Sobre esta crisis, pues pasará lo de otras veces, aparecerán en rueda de prensa diciendo que no pasa nada, que ha quedado todo claro y que seguirán trabajando para el bien del pueblo. Que el bien de Cambrils está por encima de cualquier formación política y de cualquier personalismo

Y vamos y nos lo creemos, que pena que nos hagan falta

 

Pulsar en la imagen para agrandar