11.05h

La estación sobrevolará la provincia y pasará a esta hora por encima de municipios como Tarragona, Salou y Cambrils.

La nave trazará a media mañana de hoy un recorrido que sobrevuela Tarragona, Salou y
Cambrils. La fecha más probable de caída se sitúa entre el 29 de marzo y el 9 de abril

REDACCIÓN
TARRAGONA
Tiangong-1. Éste es el nombre de la estación espacial china que, previsiblemente, caerá en la Tierra en un período máximo de dos semanas. El descenso no controlado del aparato se producirá a principios del mes de abril, según ha alertado la Agencia Espacial Europea (ESA). Aunque no se sabe hasta qué punto del planeta podrían llegar los restos del aparato, la zona norte de España se encuentra en la franja de más ‘peligro’. 

En este sentido, Tarragona es, entre otros, uno de los puntos con probabilidades de recibir el impacto de 

 los restos. El caso es que hoy martes, 20 de marzo, la estación sobrevolará la provincia y pasará por encima de municipios como Tarragona, Salou y Cambrils a las 11.05 horas. Desde la ESA-que se encarga del control de la nave- han confirmado que la mayoría de los componentes de la estación espacial desaparecerán cuando ésta penetre en la Tierra y que, por consiguiente, solo llegarían al planeta en forma de escombros.

En este sentido, la agencia ha detallado que la probabilidad de que una persona reciba el impacto de una de las partes de Tiangong-1 es diez millones de veces menor de la que tiene alguien de recibir el impacto de un rayo durante un año. Trece agencias la controlan Un total de trece agencias espaciales están ayudando a monitorizar la caída del artefacto en la Tierra. Ninguna de ellas puede predecir cuál será la fecha exacta de la entrada de Tiangong-1, pero The Aerospace Corporation ha estimado que podría producirse el 4 de abril… y la ESA cree que será entre el 29 de marzo y el
9 de abril. 

Además de una franja que recorre el norte de España, otros puntos como el centro de Italia, el
norte de China, Nueva Zelanda, el norte de Estados Unidos, Tasmania, Argentina o Chile podrían
recibir el impacto, tal y como advierten los expertos.
Tiangong-1 significa «palacio celestial-1» y entró en funcionamiento el 2011. Su módulo principal mide unos díez metros y ha estado operando hasta 2016, cuando el gobierno chino reconoció que había perdido el control de sus propulsores.