De los 248 edificios revisados, 118 deberán tomar medidas urgentes y 130 están dentro de la categoría de deficiencias leves

“La Inspección Técnica de Edificios –ITE-, vuelve a ser noticia

Este artículo, aunque no tiene relación directa con Cambrils, sirve para que todos estemos pendientes de este asunto

Hasta donde hemos podido averiguar, casi con toda probabilidad, será obligatorio a partir del primero de enero de 2016, para cualquier arreglo del edificio

En principio para todos los edificios construidos antes de 1960. No es que sean muchos, pero seguro que habrá más de uno

Por otra parte, sabemos que Inspectores de nuestro Ayuntamiento están observando y tomando nota de las posibles deficiencias estructurales

Es conveniente que todos nosotros observemos cómo está nuestro edificio o casa individual, conviene que después no nos sintamos sorprendidos por algún requerimiento”

 

118 inmuebles plurifamiliares de Tarragona tienen deficiencias graves, algunas de ellas con el correspondiente riesgo para las personas –que viven en ellos o bien transitan a su lado–. La cifra de viviendas con problemas importantes la ha sacado el Col·legi d’Aparelladors, Arquitectes Tècnics i Enginyers d’Edificació de Tarragona (COAATT) tras un estudio de los cinco primeros años de vigencia del decreto de la Generalitat per al foment del deure de conservació, manteniment i rehabilitació dels edificis d’habitatges, mitjançant les inspeccions tècniques i el llibre de l’edifici.

El dato es más que preocupante, puesto que estas 118 viviendas son casi la mitad (47%) de las que han inspeccionado en este lustro arquitectos técnicos colegiados. «Los problemas estructurales detectados tienen como origen, sobre todo, las humedades. La combinación de agua con vigas de madera o la parte metálica de una estructura es potencialmente peligrosa por el deterioro de material», explica el presidente del COAATT, Adolf Quetcuti.

La mayoría de inmuebles con deficiencias graves tiene su origen en cubiertas mal selladas (aislante e impermeabilidad) o pintura desconchada de las fachadas. También se puede dar el caso de rebozados o piezas de balcones o ventanas que pueden caer a la vía pública.

Las otras 130 viviendas (53%) revisadas tienen deficiencias leves. El dato de este estudio deja en evidencia que no hay ningún inmueble anterior a 1961 en la capital que esté en perfecto estado para obtener un certificado de aptitud y superar la ITE.

En este segundo tipo de deficiencias leves detectadas los casos encontrados por los técnicos serían «ventanas mal cerradas, fachada con necesidad de una nueva mano de pintura… en definitiva, problemas leves fáciles de subsanar y sin riesgo para las personas», añade el presidente del Col·legi.

Mucho camino aún por hacer

De los 248 edificios inspeccionados en Tarragona en estos cinco años de vigencia del decreto autonómico (el parque urbano tiene 744 inmuebles que potencialmente entran dentro de la realización del ITE), sólo en dos había un riesgo inminente de derrumbe y estaban deshabitados, apuntan desde el COAATT.

En estos casos con deficiencias graves, el inspector debe informar al Ayuntamiento para que se tomen medidas cautelares, ya sea las de iniciar los trámites para la rehabilitación o como mínimo crear una zona de seguridad y evitar que alguien sufra algún accidente al pasar cerca de ese edificio. Desde el COAATT se calcula que podrían estar en esta tesitura unas 90 viviendas de la ciudad.

Adolf Quetcuti explica que «los datos del estudio reflejan la necesidad urgente de inspeccionar las viviendas más antiguas de la provincia y evitar que las posibles deficiencias existentes vayan a más con riesgo de derrumbe. Aunque en Tarragona una tercera parte de las viviendas implicadas sí se ha sometido a la ITE, lo cierto es que hay otras muchas ciudades y municipios de la demarcación donde la inspección técnica es casi simbólica o nula (ver cuadro anexo)», remarca.

¿Por qué en Tarragona hay más conciencia? «El hundimiento de dos casas –la más reciente en la calle Cavallers (julio de 2012)– en estos últimos años y la insistencia de los colegios profesionales (Arquitectos y COAATT) para hacer esta ITE pueden ser motivos suficientes para que en la ciudad haya mayor concienciación», explica Ramon Rebollo, técnico del COAATT.

Fracaso

Sin embargo, la escasa incidencia de las ITE que promulgó la Generalitat hace ya cinco años está siendo un fracaso en toda regla a nivel global. Este decreto que debe convertirse en una base de datos para conocer la salud de los edificios privados construidos en Catalunya no termina de cuajar entre las comunidades de propietarios, que intentan esquivar una inspección que en el 99% de los casos detectará lesiones leves o graves.

En Tarragona se han realizado 248 inspecciones de las 744 que tocaría por fecha (edificios cuya antigüedad llegue hasta 1961). «El 33% no es una cifra para echar cohetes, pero sí optimista si la comparamos con otras ciudades de la provincia, cuyos porcentajes de ITE son casi insignificantes», subraya el presidente del COAATT.

«Este mes termina la implantación de la ITE que afecta a los edificios plurifamiliares construidos antes de 1960 y los resultados son excepcionalmente decepcionantes», admite Ramon Rebollo.

Excluyendo Tarragona, las estadísticas que se registran en ciudades como Cambrils (11%), Reus (13,8%), Montblanc (2,4%) o Móra d’Ebre, donde ninguno de los 35 inmuebles que deberían pasar el ITE han solicitado revisión a los profesionales, reflejan que el decreto no es lo eficaz que se pretendía.

Sancionar, ¿sí o no?

La ITE es obligatoria, pero nunca ha sido sancionable, recuerdan desde el COAATT. Precisamente este factor es el que ha tranquilizado a muchas comunidades de propietarios que por falta de liquidez o bien por desconocimiento no han contactado con arquitectos o arquitectos técnicos para pasar la revisión.

«Lo que hay que recordar es que cualquier venta debe ir acompañada de un certificado de aptitud y éste sólo se consigue pasando el ITE», explica Rebollo. Por su parte, el presidente del COAATT no quiere pronunciarse de si debería incluirse la sanción (en el caso de los vehículos a motor así sucede), pero sí admite que «la Generalitat deberá plantearse alguna solución porque a partir de 2016 el riesgo del parque de viviendas incrementará su gravedad».

A partir de enero, las viviendas plurifamiliares que deben pasar la ITEllegan al año 1971. En Tarragona, el parque ya afectará a todos los barrios de Ponent, además de otras zonas urbanas, «por lo que el número de edificios crece exponencialmente», explica Ramon Rebollo.