Por fin vemos el final de la petición vecinal sobre los malos olores

Intervenimos muchas Asociaciones de Vecinos, aún sin estar afectadas por los malos olores

De nuevo demostramos que unidos podemos corregir las decisiones de los que nos mandan

Lo que no hemos comentado en profundidad es la aparente contradicción de que un Concejal del Ayuntamiento de Cambrils sea al mismo tiempo presidente de Comaigua, que es la empresa comercializadora del agua y de la depuradora

Una empresa, por muy municipal que sea, no deja de ser una empresa. Y cómo pueden defenderse los legítimos intereses de los vecinos y al mismo tiempo los de la empresa?

Se trata de una reivindicación histórica de los vecinos, que están hartos del mal olor

La actual depuradora de Cambrils ha generado distintos episodios de malos olores

Los problemas de malos olores que genera la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Cambrils tienen los días contados. El Consell Comarcal del Baix Camp tiene previsto iniciar en breve las obras de ampliación de la planta de depuración. Así lo ha confirmado Eduard Pellicer, concejal del consistorio cambrilense y presidente de la empresa mixta Comaigua, que gestiona la depuradora.

«No es una ampliación para tener más capacidad de la estación, son unas mejoras del sistema de funcionamiento que nos permitirán remitir el mal olor, sobre todo en verano, que era cuando teníamos más problemas por la temperatura. Hasta ahora la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) tenía que hacer una inyección de oxígeno puro y tenía un costa elevado. Ahora con estas mejoras tendremos una oxigenación buena», explica el edil.

El proyecto consistirá en la ampliación de capacidad de aireación a los reactores biológicos, con una aportación completa de oxígeno con sopladores de levitación y retirada de rotores Orbal. Además, se realizarán mejoras en el pozo de recepción de cisternas con la instalación de una nueva estación de residuos externos, así como la ampliación de la deshidratación y almacenamiento de fangos. Hace unas semanas, el ente ya adjudicó estos trabajos que cuentan con un presupuesto de ejecución de 2.319.236,17 euros, IVA incluido.

En 2017, el Consell Comarcal del Baix Camp licitó la redacción del proyecto para la ampliación de la estación depuradora después de que el ACA reclamara al ente rapidez para dotar al municipio de unas instalaciones adecuadas que se adaptaran al volumen de población y a las necesidades que se tienen en la actualidad. La actuación también irá seguida de unas obras complementarias que tendrán la misión de subsanar la emisión de los residuos generados.

 

El proyecto se aprobó en febrero de este año y se adjudicó al despacho profesional DOPEC, SL, que redactó un documento técnico con las actuaciones detalladas a realizar por un precio de 27.500 euros más IVA. Este mismo año el ACA y el Consell Comarcal del Baix Camp firmaron un convenio para llevar a cabo estas obras que se incluyen en el plan para 2016-2021. El ACA aportará a esta actuación un total de 1,9 millones de euros y la previsión es que antes del próximo verano la planta ya funcione con normalidad.

Petición histórica

Con este importante paso se pondrá fin a uno de los problemas que ha generado quejas de los vecinos, que están hartos de los episodios de malos olores que genera la estructura y desde hace tiempo pedían esta anhelada mejora.

Uno de los barrios más afectados era el Molí de la Torre. La asociación de vecinos no ha parado de reclamar al consistorio que adoptara medidas para frenar el problema y que se preparara la estación para abastecer de manera correcta todas las viviendas y que no se desbordara. También algunos cambrilenses se unieron a la mesa de seguimiento de la depuradora para conocer las últimas noticias sobre las mejoras y trasladar las quejas de los ciudadanos en momentos puntuales.

En los últimos años, las administraciones han realizado varias actuaciones para evitar esta problemática que se notaba especialmente en verano, cuando la población se llega a duplicar. Una de las más importantes fue la que se hizo en abril de 2016 y que fue asumida por el ACA.

Los trabajos, de 130.000 euros, tenían el objetivo de parar estos episodios antes de la temporada turística. Las obras consistieron en la construcción de una torre de purificación del aire que opera bajo criterios biológicos para conseguir una máxima eficacia. Hasta ese momento, el aire salía directamente a la atmósfera y con este cambio se obtuvo cuáles eran los puntos que promovían el mal olor para poder eliminar los elementos químicos que provocaban este problema.

Además, se trató el aire del sistema de pretratamiento y digestión. «Este sistema nos fue muy bien porque hemos reducido bastante el mal olor en estos dos últimos veranos», apunta Pellicer.