Esta nota de prensa es muy representativa del sentimiento que se tiene cuando violentan tu casa

Lo hemos comentado muchas veces, y no dejaremos de hacerlo. Hemos de estar muy pendientes de nuestras propiedades, los descuidos, pueden acarrear sorpresas muy desagradables

Ladrones, okupas, seguro que si tuviéramos un poco más de responsabilidad en cuanto a nuestros bienes, llegaría un momento en que dejarían de ser noticia

En un año se producen en la demarcación de Tarragona más de 3.500 robos en casas y pisos, la mitad de ellos, según el Ministerio del Interior, en la época vacacional

Imagen de una de las tiras plásticas que los ladones utilizan para saber si hay actividad en una casa

 

 

Estado en que encontró su piso un vecino de Tarragona

No es el único método que tienen los ladrones para vigilar las viviendas que pretenden saquear. «Se fijan si las ventanas están siempre en la misma posición y si se encienden o no luces por la noche, observando dicho comportamiento durante varios días, apostándose en zonas desde las que controlan la vivienda en cuestión», dice un agente de la Guàrdia Urbana de Tarragona.

«Y también –añade– hay bandas que realizan dibujos con algunos códigos, un lenguaje especial entre ellos para saber el estado de una casa. Si nos fijamos bien podemos encontrar en los accesos de nuestra vivienda diferentes tipos de marcas, pinturas o adhesivos que podemos confundir con algún juego infantil; obviamente, hay que retirar estas indicaciones de inmediato. Si se tiene alguna sospecha, es recomendable ponerlo en conocimiento de los cuerpos de seguridad», advierte.

Una prioridad para los Mossos

Son algunos de los modus operandi más comunes para cometer un delito que preocupa especialmente a los Mossos d’Esquadra por la sensación de inseguridad que genera.

«Vivo a cien metros de las comisarías de Mossos, Urbana y Guardia Civil. Y han robado en mi casa»

De hecho, el inspector responsable de la Comisaría de los Mossos de Tarragona, Ramon Franquès, admitía recientemente en una entrevista con el Diari que «reducir los robos en viviendas es un objetivo prioritario». Y apuntaba que se trata sobre todo de «ladrones oportunistas, que patrullan tanto como lo hace la policía en busca de su botín. Se trata de delincuentes que huyen si encuentran a alguien dentro. La violencia ha desaparecido en este tipo de robos».

Sin embargo, las víctimas sí que se sienten violentadas. Así al menos lo expresa Raúl, quien no puede contener la rabia. «Y es que lo peor es la impotencia. La impotencia y la sensación de fragilidad que te queda sabiendo que unos extraños han entrado en tu casa, han andado en tus cosas. Y eso que vivimos en una zona donde se concentran en apenas unos metros una comisaría de los Mossos d’Esquadra, otra de la Guàrdia Urbana y el cuartel de la Guardia Civil. Deberían hacérselo mirar, si ni siquiera toda esa presencia policial representa un obstáculo para los ladrones». Y lamenta, como muchos ciudadanos, la falta de policías a pie.

«Porque los que sí patrullan –dice Raúl– son los ladrones. Y, tal como evidencian los datos y atestigua mi caso, ellos sí parece que lo hacen bien».