El turismo evoluciona. El perfil de los visitantes es cada vez más heterogéneo. El sol y la playa ya no es suficiente reclamo para determinados mercados. La Costa Daurada busca abrirse a nuevos segmentos (de mayor poder adquisitivo) y atraer nuevas inversiones. Varios municipios tienen sobre la mesa proyectos para modificar sus planes de ordenación urbanística municipal (POUM).

Cambrils, Salou, Vandellòs i l’Hospitalet de l’Infant y Mont-roig del Camp escenifican este cambio de modelo.

Cambrils

Cambrils contempla la construcción de un hotel de cuatro estrellas superior en la Plaça del Pòsit. Será un edificio de cinco plantas con galerías comerciales. La idea de los promotores –una compañía de Kazajistán dedicada al sector del cacao– es abrirlo en 2015. Para eso, el Ayuntamiento planteará una modificación puntual del POUM para adecuar las características del solar a las del hotel y ampliar la altura edificable, un trámite que puede prolongarse varios meses.

El mapa urbanístico cambrilense también dibuja una zona concreta destinada específicamente a la implantación de hoteles, al norte de L’Esquirol. «Eso no significa que únicamente puedan construirse allí. Si aparecen otros terrenos susceptibles de tener hoteles y no están incluidos dentro de esta planificación, hará falta preparar otra modificación puntual», afirma David Chatelain, concejal de Urbanismo de Cambrils.

Salou

En Salou, el solar de la antigua urbanización Miraflores, en la avenida Carles Buïgas, cambiará de uso comercial-residencial a turístico-hoteleroEl consistorio modificará el POUMpara que allí se construya un hotel de cuatro estrellas superior de 18 plantas (con 72,5 metros y será el edificio más alto del municipio). Con este cambio, el máximo edificable pasaría de 7.600 a 21.000 metros cuadrados. El proceso de tramitación durará entre siete u ocho meses. La empresa promotora, la sociedad local Mediterrània Industrial TRN, confía en abrirlo en 2015. «Es un nuevo tipo de oferta hotelera de mucha calidad –con habitaciones de 39 metros cuadrados–, de la que casi no disponemos y que tiene demanda», señala el alcalde Pere Granados.

El proyecto ha generado cierta controversia en Salou. El PSC ha presentado alegaciones a esta modificación del POUM porque considera que «transforma claramente el modelo hotelero que hemos tenido en Salou hasta el momento».

Vandellòs i l’Hospitalet

Vandellòs i l’Hospitalet de l’Infant es uno de los municipios de la Costa Daurada con más recorrido turístico. De hecho, su nuevo POUM, que está pendiente del informe de la Comissió Territorial d’Urbanisme para su aprobación provisional en el pleno del Ayuntamiento, contempla la ampliación del uso del suelo hotelero en diferentes ámbitos del municipio.

«Nuestra intención es posicionar a Vandellòs i l’Hospitalet de l’Infant como un destino turístico de calidad. Por este motivo, queremos mostrar el potencial paisajístico y cultural que tiene nuestro municipio: los pueblos de interior, la costa y el patrimonio histórico», afirma Alfons Garcia, alcalde de la localidad.

Mont-roig

En Mont-roig, el Ayuntamiento revisó el plan general en 2007 y ya definió cómo quería vehicular su crecimiento en materia turística. «Ahora detectamos unas primeras inversiones en zonas hoteleras, algo que permite, por ejemplo, que unos apartamentos pasen a ser un hotel», señala Vicente Pérez Mula, concejal de Urbanismo.

Sin embargo, el consistorio sí deberá modificar puntualmente el POUM para permitir la construcción de un camping de lujo, del grupo Camping Car. La actuación se ha retrasado precisamente por estos trámites urbanísticos, de modo que, hoy por hoy, la empresa trabaja con la previsión de abrir en verano de 2015.

Con BCN World en el horizonte

Uno de los cambios más significativos en el modelo urbanístico de la Costa Daurada se producirá con la llegada de BCN World, cuyo primer resort está previsto para 2016. El macrocomplejo de turismo y ocio proyectado junto a PortAventura contempla la apertura de hoteles de hasta cuarenta plantas y de entre 110 y 145 metros de altura. De llevarse a cabo, cambiará el skyline de la zona, superando a las atracciones más prominentes de PortAventura ? Hurakan Condor (115 metros) o Shambhala (76 metros)? o incluso a la chimenea de la industria química Basf. La inclusión de casinos dentro de BCN World también atraerá al turismo chino, hasta ahora prácticamente inexistente en la Costa Daurada. Es un perfil de visitante movido por el juego, que según la Associació Hotelera Salou-Cambrils-La Pineda, no es del todo compatible con el turismo familiar.