Somos optimistas, pero no como para saltar de alegría ni lanzar cohetes

Vamos haciendo camino, mucho más lento de lo que nos gustaría a nosotros, aunque la parte positiva es que hasta ahora, no teníamos herramientas ni nada parecido

Somos conscientes de que será un camino largo, pero llegaremos, no tenemos dudas

El consistorio ha realizado en seis meses una decena de las 24 acciones definidas en el documento

Las obras del nuevo paso del barranco del Regueral mejorarán notablemente la circulación por este tramo de vía

 

El Plan de Acción Participativo del Regueral, Cambrils Badia y Sol está generando buenas críticas por parte de la asociación de vecinos. Los cambrilenses que viven en la zona están satisfechos con algunas de las acciones que ya se han llevado a cabo este verano y que han ayudado a dinamizar el barrio. Pero todavía queda mucho camino por recorrer para cumplir con todas los proyectos previstos en el programa. Así lo explica Leonardo Roca, representante de la asociación de vecinos del Regueral, que celebra que el consistorio cumpla con los compromisos marcados y el plan no se quede en una promesa. «Se está trabajando en la línea pero falta mejorar», señala al Diari.

Desde que se presentara el plan el pasado 21 de marzo, el ayuntamiento ha efectuado una decena de las 24 acciones incluidas en el proyecto, entre ellas, la mejora integral del servicio de recogida y contenedores, el inicio de las obras de construcción del paso del barranco del Regueral y varias actuaciones para dinamizar el barrio.

Roca destaca el concurso de castillos de arena que se celebró este julio en la playa del Regueral y que fue todo un éxito de participación.

Pero el representante lamenta que también estaban previstas otras actividades, como lanzar globos al aire, que no se pudo realizar por cuestiones de seguridad, o la cantada de habaneras, que tuvo lugar en una localización que no gustó a los vecinos. «Se hizo donde se hacía antiguamente pero no en la zona del Pi Rodó, que es donde habíamos pedido», señala.  También se está haciendo la identificación y la valorización de los edificios de interés cultural. Asimismo, otro paso importante para la asociación es la comisión mixta que se creará en los próximos meses con técnicos de diferentes departamentos del Ayuntamiento, vecinos y comerciantes, para fomentar un ocio nocturno respetuoso y acabar así con el ruido para que los vecinos puedan descansar, ya que están en una zona donde hay varios locales que abren hasta las tres de la madrugada.

El dilema de los huertos urbanos Roca también explica que una de las acciones previstas en el plan se ha descartado por voluntad de los residentes. Se trata de los huertos urbanos, un proyecto que el área de Benestar Social está trabajando desde hace un año pero que no encuentra una ubicación que cuente con el beneplácito de los vecinos. En un primer momento se planteó instalarlos en el barrio del Molí de la Torre, pero los habitantes mostraron su desacuerdo y la siguiente opción que se estudió fue un terreno que hay justo al lado del complejo deportivo Set Cambrils.

«El vecindario dijo que nada de nada, no quieren los huertos en el barrio. Se trabajó con la opción de dividir  el solar en dos, con una zona para parking y otra para los huertos, pero los vecinos no quieren. En este lugar tenemos una pineda bastante curiosa y propusimos que se instalaran mesas y sillas para poder pasar un rato agradable», explica el representante. En esta línea también se habló de disponer de un espacio de convivencia en la zona de Manuel de Falla, pero todavía no se ha concretado.  Desde la asociación valoran con un 6,5 sobre 10 la ejecución del plan de acción, que se estructura en cinco grandes pilares para mejorar y dinamizar el barrio. Uno de los proyectos más destacado y demandado por los vecinos es la redefinición de un nuevo uso de la rambla del Regueral para que se convierta en un parque y se puedan programar actividades.

Mejora importante Las obras del barranco avanzan

 

A principios de octubre se iniciaba la obra más esperada por los vecinos: la construcción de un paso en el barranco del Regueral para unir las calles de Cristòfor Colom y Scala Dei. Una reivindicación histórica que será una realidad a finales de año. «Era un demanda de los residentes desde hacía más de ocho años», apunta Roca. La empresa Regimovi S.L. está desarrollando

el proyecto, por un importe de 106.358,64 euros, que consistirá en la construcción de dos pilastras, derribando parte de los muros que hay en la actualidad. La constructora realizará un paso para vehículos y viandantes que se hará con catorce cajones de hormigón prefabricados de 8 metros de largo, 2 metros de alto y 1,20 metros de ancho que conectarán el tramo, dejando un carril de 9 metros de ancho y unas aceras de 2,20 metros de ancho. El último paso de las obras será colocar una barandilla para preservar la seguridad de los

vecinos y evitar posibles caídas al barranco. Hace unas semanas el concejal de Serveis, Espai Públic y Medi Ambient, Antonio Laguna, apuntó que esta obra supondrá «una mejora» para los vecinos que pasan constantemente por este tramo que lleva años interrumpido. «La zona ganará mucho con la conexión de las calles, se hará un carril de ida y otra de vuelta. Ahora estaba el problema de que no se podía circular por el lado del barranco y con la obra ganaremos más permeabilidad», explicó el edil.

«La construcción del paso en el barranco del Regueral era una demanda de los residentes desde hacía más de 8 años »

 «Los vecinos no querían el proyecto de los huertos urbanos en el barrio. Dijeron que no » Leonardo Roca Representante de la asociación