Desgraciadamente, ésta no es la primera vez que hacemos referencia a robos en viviendas

Y queremos volver a insistir en este tema, lo hacemos por dos razones

La primera es para que todos estemos alerta, avisemos a la Policía Local las veces que haga falta cuando detectemos situaciones atípicas.

La segunda viene a cuento por el debate del estado de la ciudad. La Regidora de Seguridad Ciudadana, se felicitaba por lo bien que lo hacen sus muchachos, los de la Policía local

Pero, se dejó en el tintero que los policías locales están hartos de promesas y de trabajar en malas condiciones. Podéis comprobar esta afirmación a través del artículo subido a nuestra web el domingo 7 de octubre

Es lógico, los políticos que mandan dicen que lo hacen de maravilla, y nosotros, los de a pie, los que pagamos lo que nos mandan pagar, también tenemos criterio y vemos las cosas

 

Tienen la sensación que la presencia policial ha disminuido y temen que vayan en aumento con la llegada del invierno

Vilafortuny espera que se instalen los lectores de matriculas para acabar con los robos

Los robos no cesan en Vilafortuny. Una situación que preocupa mucho a los vecinos. Y aún más con la llegada del invierno cuando hay más casas de segunda residencia vacías y más horas de oscuridad. Este martes los Mossos se encontraron una puerta forzada en la calle Arístides Maiol. «Pero esta tan solo es una más. Esto es el pan de casi cada día para los que vivimos aquí», explica una vecina de la urbanización del barrio de Els Ametllers que prefiere mantenerse en el anonimato.

Tras la oleada de robos de principios de año en el barrio, los vecinos se organizaron. Crearon un grupo de WhatsApp para alertar de cualquier individuo sospechoso. Paralelamente mantuvieron una reunión con el Ayuntamiento, Miembros de La Policía Local y Mossos d’Esquadra. En el encuentro acordaron incrementar los dispositivos policiales de vigilancia y se pactó contar con la «colaboración imprescindible» de los residentes para poder detectar personas con actitud sospechosa o bien coches no conocidos estacionados en calles poco concurridas.

Según los vecinos, la medida funcionó unos días «pero después parece que se les olvida». Y señalan que ahora tienen la sensación que la presencia policial ha disminuido.  A mediados de octubre vivieron con tensión la actuación policial que acabó con la detención de cuatro personas que presuntamente habían intentado robar en una vivienda de la urbanización de Els Ametllers. Los ladrones fueron capturados precisamente gracias a la colaboración vecinal. Una llamada al 112 alertó que en la calle Praga se había visto como varias personas saltaban la valla perimetral de un chalet.

 

 

Falta de información

Los residentes fueron testigos de las personas que tenían retenidas los agentes. «Estabamos muy asustados. No sabíamos qué estaba ocurriendo», relatan. En este sentido lamentan la falta de información y recriminan a los agentes de la Policía Local que no les dieran ningún tipo de explicación.

Son conscientes de la «difícil» situación por la que está pasando el cuerpo policial y su «falta de recursos pero al final los perjudicados somos los vecinos (…) Cuando se marcharon se nos quedó muy mala sensación. No sabíamos si ya los habían detenido a todos ni qué estaba pasando». Los agentes llevan más de un año reclamando mejores condiciones laborales y más medidas de autoprotección. Cabe recordar que en el último encuentro con el Ayuntamiento pactaron incrementar hasta seis los nuevos puestos de Policía Local.

Más medidas de seguridad

Los vecinos de Vilafortuny han optado por incrementar las medidas de seguridad en sus viviendas. Con dispositivos como cámaras de seguridad, pestillos en las persianas o detectores de movimiento que alertan al propietario de la presencia de algún individuo a través de un correo electrónico. «La sensación es que o nos vigilamos a nosotros mismos o nadie lo hará por nosotros», lamentan los vecinos. Pero no se muestran optimistas: «Tiene pinta de que la situación no se acabará nunca. No estamos tranquilos. Nada tranquilos».

En la reunión que mantuvieron con el Ayuntamiento acordaron también realizar una sesión informativa abierta al conjunto de vecinos en el Centre Cívic de la zona. Este segundo encuentro no llegó a llevarse a cabo porque entonces se produjo la ocupación de la residencia Montemar y el consistorio se centró en el tema ante la preocupación de los vecinos.

Consideran que otra de las problemáticas del barrio es la falta de iluminación en una zona residencial. Y ahora quieren encontrarse de nuevo con el equipo de gobierno para poner la problemática sobre la mesa. No descartan llevar a cabo movilizaciones y otras actuaciones si la situación no mejora. En septiembre la Policía Local recopiló varias denuncias de robos en el barrio. Los dos últimos en la avenida Vilafortuny y en la calle Riu Brugent.