Tarragona dice adiós al Euromed

Noticias

Es seguro que muchos pensaréis que nos estamos poniendo pesados con lo de la nueva estación del tren. Y es cierto, pero es que es importante y afectará a todos, a todo el mundo

Ya no tendremos la misma facilidad para desplazarnos entre localidades

Abren una nueva vía para el tren, cierran las que todo el mundo está utilizando y prácticamente no hay alternativas o son tan escasas que más bien parecen un atentado a la ciudadanía

Vale la pena leer todos los artículos que subimos a la web, todos

El alcalde de Tarragona ha convocado a la junta de portavoces para hacer un frente común que permita mejorar los horarios con Barcelona. No descarta convocar movilizaciones

El último Euromed venía de Barcelona y coincidió con otro

A las 18.38 horas de ayer llegaba a la vía 1 de la estación de Tarragona el Euromed 01571. Procedente de Barcelona Sants, era un doble tren que se había habilitado de forma especial, escasos minutos antes de que cerrara la línea de la costa a partir de L’Hospitalet l’Infant. Los diez primeros coches se quedaban en la estación de València Joaquín Sorolla. Allí, estaba previsto desenganchar la segunda máquina para que el otro convoy pudiera seguir hacia Alacant.

Fue el último Euromed que paraba en la estación urbana de Tarragona. A partir del lunes, cuando entre en funcionamiento el nuevo trazado del Corredor del Mediterrani, los usuarios de este servicio deberán desplazarse hasta la estación del AVE Camp de Tarragona.
David Pérez hace diez años que lo utiliza semanalmente para venir a trabajar a Tarragona desde València. «La gente está muy cabreada, porque a partir de ahora tendrá que buscarse la vida para llegar a Camp de Tarragona, cuando todos sabemos que es una estación con muy malas comunicaciones, un servicio de transporte público insuficiente y un aparcamiento muy caro», lamentaba.

El lunes por la mañana tiene previsto venirse con el Talgo. A partir de ahí, aún no sabe qué va a hacer. «Supongo que durante dos o tres semanas utilizaré el coche para ver qué pasa y ya veremos», decía. Uno de los aspectos que le frena son los nuevos horarios. «A pesar de que el trayecto será más corto, llego más tarde a destino. Si antes salía de València a las 6.20 para llegar a Tarragona a las 8.30, ahora sale a las 7.05 para estar en Camp de Tarragona a las 9.10», decía Pérez.

No bajó ningún usuario del tren. En cambio, subieron una decena. «Hoy ya hay poca gente, supongo que es porque ya no sabían qué pasaría pero los lunes por la mañana bajamos alrededor de unas treinta personas», explicaba este usuario. Durante este fin de semana, los viajeros de este servicio tendrán un transporte alternativo por carretera entre L’Aldea y Barcelona. Una afectación que ya vivieron en sus propias carnes las personas que viajaron con los dos Talgos y los dos Euromed que, cuando a las 19 horas se cortó la vía, aún estaba previsto que pasaran.

En adelante los Talgo serán los únicos trenes de largo recorrido que seguirán pasando por la estación de Tarragona. Los diez Euromed diarios que hasta el día de ayer paraban en esta terminal, tenían una media diaria de unos 300 usuarios. Más allá de esta pérdida directa, la nueva configuración ferroviaria altera sustancialmente las conexiones de todo el sistema, y especialmente con los municipios más próximos. «Quiero llorar. Es una vergüenza que en esta situación de cambio climático supriman una línea de tren para coger el autobús», lamentaba Francisca. Vive en Cambrils. Ayer, desde Tarragona cogía el regional para llegar a casa. «Ya no vendré a Tarragona. ¿Usted sabe el montón de gente que en verano, cuando llovía, cogía el tren desde Salou y Cambrils para pasar el día? Nos ha caído de golpe», afirmaba.
Una reacción ciudadana

La consternación entre los usuarios va en aumento a medida que han visto las consecuencias de la futura situación. También el alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, hacía una comparecencia de prensa, acompañado con los miembros del Gobierno, para denunciar el «disparate» de los nuevos horarios. «Era más que sabido que perderíamos los Euromed, pero esperábamos que la entrada en funcionamiento del Corredor del Mediterrani supondría una racionalización del servicio de trenes regionales y no ha sido así», apuntaba el mandatario municipal.
Ricomà convocará la semana que viene la junta de portavoces para abordar la situación y hacer fuerza común de ciudad con todos los partidos. El alcalde afirmó que no descarta movilizaciones ciudadanas en defensa del tren.
El dirigente republicano defiende que «no puede admitirse de ninguna de las formas» el nuevo servicio que entrará en vigor el lunes. Si bien éste no supone una pérdida de frecuencias que enlacen con Barcelona, cuando finalmente el miércoles se dieron a conocer, pudo comprobarse como hay una franja de 90 minutos, entre las 9.26 y las 10.56, en la que no habrá ningún tren para ir a Barcelona. Según aseguró, el compromiso adquirido en agosto con la Generalitat era de un tren regional cada treinta minutos. «Era una cadencia con una cierta lógica y sentido y, en lugar de esto, seguimos con los mismos horarios y aún peor», apuntaba.
Para el Gobierno municipal, la prioridad básica es mejorar la relación con Barcelona. «El tren debe ser competitivo. Si resulta que tienes unos trayectos larguísimos, unas frecuencias absolutamente extrañas y un estado de los convoyes lamentable en muchos casos, evidentemente no lo es», afirmaba el alcalde.

Asimismo, aunque los Euromed del corredor València-Barcelona pararán en Camp de Tarragona, el Consistorio asegura que no tiene una propuesta para mejorar las comunicaciones con la estación del AVE, una vieja asignatura pendiente de la Generalitat que aún no se ha solucionado desde la puesta en servicio de esta infraestructura.

Unión local 
El Gobierno municipal denunciaba que se enteró de la información a través de los medios de comunicación. Y es que, a pesar de que Tarragona –junto con Reus, Cambrils, Vila-seca y Salou– forma parte del Pacte Ferroviari del Camp de Tarragona, en el que también está la Generalitat, hasta el día de ayer la administración catalana no se había puesto en contacto con el Ayuntamiento de Tarragona para abordar esta situación.

Está previsto que a principios del mes de febrero se convoque una nueva reunión de este organismo para hacer un análisis y valorar el impacto de la puesta en servicio del nuevo tramo. Mientras tanto, Ricomà convocará al resto de partidos para consensuar «una posición única de toda la ciudad de Tarragona, también con las plataformas». Por el momento, tan solo el grupo municipal de Junts per Tarragona y la CUP había criticado esta propuesta horaria.El resto de partidos se ha mantenido en silencio.

Deja un comentario, solo usuarios registrados

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.