Vecinos del barrio de la Llosa de Cambrils denuncian el “lamentable” estado de las calles

Noticias

Subimos este artículo de prensa para sumarnos a la indignación de los amigos y vecinos del barrio de La Llosa

Qué lamentable verse engañados, estar un montón de años peleando por algo que te prometieron a bombo y platillo, y que te digan ahora que no hay dinero

Que no hay dinero?, entonces de donde lo sacaron para derribar un puente que llevaba en el mismo sitio un mogollón de años?, de donde sacan el dinero para comprar el edificio de la cooperativa?

Amiguismos?, compromisos electorales?, ganas de cortar cintas inaugurales?

Los residentes reclaman al Consistorio un mantenimiento del barrio y no descartan iniciar acciones de protesta

Una vecina del barrio de la Llosa pasea con su bici por la calle Orquídies, que tiene las aceras deterioradas

Los vecinos del barrio de la Llosa de Cambrils están hartos de sentirse «abandonados» por parte del gobierno local. Los residentes ya no pueden más y apuntan estar «muy decepcionados» con el consistorio, que no invierte en mantenimiento en esta zona que tiene muchas viviendas de segunda residencia pero en la que también viven muchos cambrilenses durante todo el año.

Desde la asociación de vecinos del Barri de la Llosa explican al Diari que llevan tiempo transmitiendo estas quejas a los responsables del consistorio. La última vez fue a la concejala del barrio, Marta Borràs, durante un consejo que se celebró el pasado 12 de noviembre. «Siempre nos han dicho que no había dinero y lo hemos entendido, pero ya no podemos más. Entendimos en su momento que hubiera dificultades económicas pero no pueden tener el barrio en este estado tan lamentable», afirma la presidenta de la entidad, Ana Maria Franquet.

En dicha reunión la asociación expuso su descontento por el trato que reciben desde el equipo de gobierno local. «En los cuatro años de la pasada legislatura no hicieron nada en mantenimiento. Solo arreglaron un tramo de la calle Orquídies pero lo hicieron a pedazos, de manera provisional. Está claro que en estos últimos años hemos ido a peor, hemos retrocedido», manifiesta la presidenta.

Franquet apunta que en el encuentro con la concejala le expusieron su listado de quejas que «cada vez es mayor». En concreto, los vecinos reclamaron que una de las prioridades sea mejorar la iluminación de las calles. Cabe recordar que hace tres años se cambiaron las luces, una decisión que no acabó de convencer a los residentes, que en su momento aseguraron que querían volver al sistema lumínico antiguo porque iluminaban mejor los tramos. «Hace dos años que no tenemos la luz bien, las farolas no se encienden. Hay días que las calles están completamente a oscuras.Hay vecinos que no ven ni la cerradura para poner la llave y entrar en sus casas. Tenemos miedo por la noche, sobre todo ahora en invierno que oscurece más pronto. Tenemos la sensación de inseguridad», dice.

Otro motivo de queja es el estado de las aceras y viales de las diferentes calles, así como que se ejecuten la segunda y tercera fase de las obras del plan de la remodelación integral del barrio, un proyecto que se inició en 2009 y lleva parado desde mediados de 2010. «Ahora nos dicen que si queremos esta remodelación los vecinos tendremos que hacernos cargo del 90% del coste. Creemos que ya pagamos suficientes impuestos y que el ayuntamiento debe buscar una solución», asegura Franquet. Según la presidenta, si algún día se retomara la obra la primera fase se tendría que volver a hacer porque las raíces de los árboles están levantado el suelo.

Manifestación en Semana Santa

Una vez transmitieron estas peticiones a la concejala del barrio, Borràs pidió una semana de margen a la entidad para poder hablar con los ediles encargados de las áreas responsables de este mantenimiento y darles una respuesta. «Todavía estamos esperando. En diciembre nos pusimos en contacto y nos dijeron que estaban instalando las luces de Navidad», lamenta la representante de los vecinos.

Ante este silencio del equipo de gobierno local, la entidad no descarta hacer una manifestación enfrente del ayuntamiento. Una movilización que podría tener lugar en Semana Santa, fecha en la que muchos de los residentes que cuentan con una vivienda de segunda residencia llegarán al municipio para disfrutar de los días festivos. Franquet apunta que no tienen otra opción porque, como el resto de cambrilenses, también pagan los impuestos y se merecen tener un barrio «digno» y en condiciones. «Ahora nos han subido la tasa de basuras pero no nos dan el servicio que reclamamos. Como contribuyentes hemos dicho que esta situación ya no puede ser, estamos enfadados. Si no nos dan servicios, que nos rebajen los impuestos porque aquí vivimos mucha gente y no nos lo merecemos», expresa la presidenta.

Deja un comentario, solo usuarios registrados

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.